Hay algunos perros pastores con los que el Can de Chira guarda parentesco, pero hay unas características muy concretas en su físico y su caracter que distinguen al Can de Chira y lo hacen único:

  • Aspecto general: es un perro de tamaño medio, medio líneo y eumétrico, ágil, de mirada viva e inteligente, cabeza pequeña y en forma de cuña, tronco más bien cuadrado, espalda recta, bien aplomado y de movimiento fluido.
  • Talla: 42 a 47 cm (38 a 43 cm la hembra)
  • Peso: 16 a 20 kg (12 a 16 kg la hembra)
  • Cabeza: pequeña en relación al cuerpo, lupoide y en forma de cuña, hocico recto y cráneo plano. Ni cráneo ni hocico anchos. La proporción cara/cráneo es mas o menos equilibrada (4/5). Mucosas, trufa, paladar y párpados negros. Orejas insertadas medio-altas, planas cuando el animal está en reposo y caídas hacia delante sobre la cara, cuando éste está en atención. La punta llega, mas o menos, a nivel del ángulo externo del ojo. Ojos muy vivos, oscuros y de forma ligeramente almendrada, pero no rasgados. Dientes blancos y sanos, dentadura completa y mordida en tijera. Stop moderadamente marcado. Expresión viva e inteligente.
  • Cuello: fuerte y recto, sin papada
  • Tronco: más bien cuadrado, espalda recta, línea ventral moderadamente ascendente, costillar amplio y ovalado.
  • Cola: se admiten colas largas, que en actividad se levantan en sable, y animales curtos, con rabos cortos o de media longitud de nacimiento.
  • Miembros: fuertes, bien aplomados, dedos redondeados, uñas negras y espolones simples o dobles en los anteriores y dobles en los posteriores.
  • Pelo y capa: pelo semilargo, más largo en el bajo vientre, calzones, brazos y cuello y más corto en cabeza y tronco. Capa negra con despigmentaciones en gris claro o incluso blanco en cara, hocico y zonas distales. Son típicas dos manchas claras (gris o blanco) y redondas sobre los ojos.

 

Tienen buen carácter, son fieles y sumisos con su dueño, buenos trabajadores, obedientes, disciplinados y demuestran gran interés por el ganado desde las pocas semanas de vida. Hoy son apreciados tanto para el trabajo con rebaños de ganado vacuno como de ovino ya que manejan las ovejas sin necesidad de morderlas. Los ganaderos del Pirineo oscense lo reconocen y lo recuerdan como un tipo de perro pastor muy corriente hace unas décadas, pero muy escaso en la actualidad. Hoy en día podemos encontrarlos trabajando con ganado o como animales de compañia, aunque hay quien también los usa para obediencia y circuitos de agilidad dada su inteligencia y rapidez.