Can de Chira |
5
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-5,qode-quick-links-1.0,et_monarch,unknown,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿De dónde viene el Can de Chira?

 

Hasta mitad del siglo pasado la ganadería ovina desempeñaba un importante papel en la vida de los valles altoaragoneses, todas las casas o familias poseían un rebaño de ovejas y cabras que solían oscilar en tamaño desde las 40 a 400 reses normalmente. Cada verano los pueblos de los valles solían subir sus rebaños al puerto medio a pastar donde pasarían todo el verano. Como ejemplo, solo en Goriz (Ordesa) se juntaban unas 30.000 cabezas de ganado, es fácil entender el valor que tenía para los montañeses el poseer unos buenos perros guía que supieran dominar estos rebaños trashumantes.

Históricamente la raza del “Can de Chira” tiene un antepasado común a muchas otras razas de perro de pastor españolas y europeas, este era un perro de origen asiático que viajaba con clanes de pastores trashumantes a través de la estepa. En tiempos del imperio romano, este perro primitivo se hizo muy famoso entre las filas romanas por su habilidad para carear el ganado y así este pueblo pronto se ocupó de criarlo y llevarlo a todos los rincones de su imperio. Poco a poco el perro original fue mezclándose con los perros propios de los países que los romanos conquistaron originándose así muchas razas que hoy conocemos, como el pastor catalán, pastor vasco y carea castellano en España, el “berger des Pyrenees” y pastor de Brie en Francia, el Cao da serra de Aires en Portugal, en Rusia el “Owtcharka”, en Polonia el “Nizinny” o pastor de Valée, en Gran Bretaña el bearded collie y en el norte de Italia el pastor de Bergamasco.

El nombre de “can de chira” proviene de la antigua “fabla aragonesa” que era el idioma de la zona hasta un pasado reciente. Este nombre significa “perro que gira o voltea el rebaño” y así se diferenciaba del otro tipo de perro que también acompañaba a los ganados, el “mastín del Pirineo”, cuyo trabajo era muy diferente al de este y se ve claramente pues el gran tamaño de estos molosos delata que eranusados para la defensa y guarda del ganado frente a los posibles peligros que hasta hace décadas acechaban en la montaña como era el de los lobos y los osos.

La existencia desde antiguo de esta raza de perros autóctona queda contrastada con su aparición en fotografías de carácter pastoril de primeros del siglo XIX cuando parece imponerse el uso de perros pastores para el manejo de los rebaños trashumantes del Pirineo. Hasta entonces, este papel estaba reservado al repatán o chulet, último peldaño en la escala pastoril de antaño.

Patrimonio histórico natural aragonés

 

Mas que un perro, es una causa, mediante la cual queremos recuperar una raza construida generación tras generación por los pastores de las montañas y campos aragoneses.

 

Recuperar el Can de Chira es recuperar una parte del trabajo de los antiguos pastores de Aragón, y así no perder el testigo de una forma de vida que fue sustento de nuestra tierra.

 

Es un perro único que sigue siendo un fiel compañero de trabajo construido para nuestro terreno, respetuoso con los animales, y que puede adaptarse a nuevos retos, como los circuitos de agilidad, rastreo de trufa, rescate, o compañía.

¿Cómo es el Can de Chira? El Estandar

 

Hay algunos perros pastores con los que el Can de Chira guarda parentesco, pero hay unas características muy concretas en su físico y su caracter que distinguen al Can de Chira y lo hacen único:

  • Aspecto general: es un perro de tamaño medio, medio líneo y eumétrico, ágil, de mirada viva e inteligente, cabeza pequeña y en forma de cuña, tronco más bien cuadrado, espalda recta, bien aplomado y de movimiento fluido.
  • Talla: 42 a 47 cm (38 a 43 cm la hembra)
  • Peso: 16 a 20 kg (12 a 16 kg la hembra)
  • Cabeza: pequeña en relación al cuerpo, lupoide y en forma de cuña, hocico recto y cráneo plano. Ni cráneo ni hocico anchos. La proporción cara/cráneo es mas o menos equilibrada (4/5). Mucosas, trufa, paladar y párpados negros. Orejas insertadas medio-altas, planas cuando el animal está en reposo y caídas hacia delante sobre la cara, cuando éste está en atención. La punta llega, mas o menos, a nivel del ángulo externo del ojo. Ojos muy vivos, oscuros y de forma ligeramente almendrada, pero no rasgados. Dientes blancos y sanos, dentadura completa y mordida en tijera. Stop moderadamente marcado. Expresión viva e inteligente.
  • Cuello: fuerte y recto, sin papada
  • Tronco: más bien cuadrado, espalda recta, línea ventral moderadamente ascendente, costillar amplio y ovalado.
  • Cola: se admiten colas largas, que en actividad se levantan en sable, y animales curtos, con rabos cortos o de media longitud de nacimiento.
  • Miembros: fuertes, bien aplomados, dedos redondeados, uñas negras y espolones simples o dobles en los anteriores y dobles en los posteriores.
  • Pelo y capa: pelo semilargo, más largo en el bajo vientre, calzones, brazos y cuello y más corto en cabeza y tronco. Capa negra con despigmentaciones en gris claro o incluso blanco en cara, hocico y zonas distales. Son típicas dos manchas claras (gris o blanco) y redondas sobre los ojos.

Tienen buen carácter, son fieles y sumisos con su dueño, buenos trabajadores, obedientes, disciplinados y demuestran gran interés por el ganado desde las pocas semanas de vida. Hoy son apreciados tanto para el trabajo con rebaños de ganado vacuno como de ovino ya que manejan las ovejas sin necesidad de morderlas. Los ganaderos del Pirineo oscense lo reconocen y lo recuerdan como un tipo de perro pastor muy corriente hace unas décadas, pero muy escaso en la actualidad. Hoy en día podemos encontrarlos trabajando con ganado o como animales de compañia, aunque hay quien también los usa para obediencia y circuitos de agilidad dada su inteligencia y rapidez.

can-de-chira

Contacto

Escríbenos y te responderemos cuando sea posible.